Coaching PNL Para Niños

Comparte!Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

PNL Para NiñosEl coaching pnl para niños se puede desarrollar en conjunto a los programas de formación dentro de las escuelas, organizaciones, clubes y asociaciones, utilizando el método de experiencias de grupo, con el fin de promover el desarrollo cognitivo, socio-emocional y conductual.

Una tarea clave del coaching para los niños es el de facilitar el proceso de descubrimiento guiado, donde el niño es ayudado a reevaluar sus pensamientos, creencias, suposiciones, y donde también se trabaja para desarrollar conocimientos y procesos cognitivos con alternativas más equilibradas, funcionales y útiles. Este proceso de auto-descubrimiento y la promoción de la auto-eficacia, se facilita a través de diálogos, en los que a los niños se les ayuda a percibir la nueva información que previamente había sido ignorada. También se puede utilizar una variedad de preguntas, cada una con un enfoque diferente que ayudan al niño a identificar sistemáticamente y poner a prueba sus ideas.

Otro punto de gran importancia en el desarrollo de un programa de entrenamiento para los niños son las dinámicas y experiencias grupales. Según Del Prette & Del Prette (2001), la experiencia es “una actividad de grupo, estructurada de manera simbólica o análoga a situaciones cotidianas, lo que crea oportunidades para el modo de cumplimiento específico.” El uso de las experiencias, por lo tanto, es una estrategia que permite crear demanda “naturalmente” para emitir habilidades psicosociales, facilitando el uso de la adquisición y el mantenimiento de este repertorio de contingencias adecuadas.

En el caso de los niños con el objetivo de desarrollar las habilidades interpersonales, por ejemplo, el entrenador utiliza las experiencias que exigen comportamientos tales como: controlar el impulso de responder, escuchar a los demás, ser asertivo, consultar a otros, analizar y elegir entre diferentes opiniones. Después, se puede especificar en ciertos problemas o situaciones son acontecimientos naturales de la vida en sociedad.

La enseñanza de los niños debe darse a cuenta de sus capacidades, buscar alternativas, evaluar a cada uno de ellos, siendo esencial al momento de elegir un curso de acción. Todo esto en una situación de grupo, donde es esencial la interacción (acción entre los niños), dejando al entrenador para organizar y llevar a cabo la actividad. Al elegir una experiencia, el entrenador también puede proporcionar oportunidades para determinadas actuaciones específicas, durante el curso del mismo, de manera presente o como mediador de las consecuencias (retroalimentación, aprobaciones, correcciones, etc) a las percepciones y los comportamientos que se establecieron como objetivos de la actividad.

La metodología experiencial está anclada a la gran demanda entre la perspectiva de las teorías modernas sobre la inteligencia, ya que busca cambiar el énfasis en el “uso de la cognición” a una pluralidad de experiencias: el movimiento, el razonamiento, la memoria, imaginación, la emoción y la interacción. En otras palabras, tenga en cuenta lo que Gardner (1994) llama inteligencias intra e interpersonales, y que constituye la base de la inteligencia social o emocional. En esta propuesta, el mayor énfasis está en la calidad de la interacción social del entrenador profesional con los niños y entre los propios niños. El uso de las interacciones educativas facilita el aprendizaje mediante la acción, y la construcción del conocimiento, incluso en actividades sencillas.

Requieren y, al mismo tiempo, promover el desarrollo social y emocional de los niños, sus habilidades de afrontamiento y un medio ambiente sano entre ellos. Por tanto, la metodología experiencial tiene varias características que la sitúan como una alternativa especialmente adecuada para la promoción de las habilidades sociales y emocionales en el contexto escolar, y ampliamente aplicables en otros contextos educativos y entornos terapéuticos.

El activo en el entrenamiento de profesionales de procesos coaching para niños deben buscar el cambio en este espacio, tomando como punto de partida, más allá de la realidad actual, las observaciones de las actividades para los niños, transformando el trabajo individual en un colectivo, de competencia y de cooperación en el “acto por actuar ” y en” reflexionar sobre el acto”.

Los niños necesitan más de una base fuerte y al mismo tiempo que sea tranquilizadora. Así, en un proceso de coaching para los niños es necesario crear un ambiente donde los niños se sientan emocionalmente seguros, en donde se puede explorar el mundo. Esta exploración puede ser física, como correr o mover el cuerpo; interpersonal, y conocer a gente nueva y hacer amigos; o incluso cognitivo, la forma de satisfacer la curiosidad intelectual.

Una señal de que el niño se siente seguro es cuando él puede jugar. Los juegos ofrecen numerosos beneficios para el desarrollo de los niños porque a través de ellos los niños adquirieren una serie de experiencias cognitivas, emocionales y conductuales. Principalmente, aprenden muchas habilidades sociales, cómo negociar las luchas de poder, cooperar, formar alianzas, además de tener una mejor energía para las actividades diarias.

Toda esta práctica de habilidades que ocurre durante el juego, en un ambiente seguro, relajado, un error puede provocar la risa, mientras que en el salón de clases el mismo error puede parecer ridículo e inaceptable. De este modo, el juego ofrece a los niños un espacio seguro para experimentar cosas nuevas en su repertorio de sentencias mínimas y de ansiedad.

El científico que estudia los circuitos neuronales de la broma era Jaak Panksepp (1998), de la Universidad de Bowling Green en Ohio – EE.UU.. explora el origen neural de los principales impulsos humanos – incluyendo la diversión, que él ve como una fuente de alegría para el cerebro. Con el descubrimiento de que los circuitos cerebrales que controlan el juego también estimulan la alegría, se hizo aún más claras las razones por qué el juego es tan divertido.

A través del acto de jugar y la demanda los niños crean su propio espacio seguro en el que ellos pueden enfrentar amenazas, miedos y peligros, pero donde siempre sale ileso. En broma, todo lo que sucede se suspende en una realidad marcada por un supuesto. Así, el juego da a los niños una forma natural de controlar el miedo al abandono y la separación, ofreciéndoles oportunidades y dominio de auto-descubrimiento. En consecuencia, libre de miedo o inhibición, los niños pueden enfrentarse a los deseos e impulsos demasiado peligrosos para ser enfrentados luego en la realidad.

Por tanto, el proceso de coaching pnl para los niños debe tener en cuenta todas estas características que pueden ayudar al niño a descubrir sus formas de pensar, la creación de experiencias, de situaciones e impregnado con muchas bromas.

Comparte!Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Un comentario en “Coaching PNL Para Niños

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *